Al término de las tareas de colocación del reloj, Julio Villarreal, socio de GNOMON, cubre el reloj con un paño para aguardar al momento de su inauguración.